Twitter response:

Categoría: Blog

Manual para Familias con Hijos con T.E.L
Manual para Familias con Hijos con T.E.L
¿Qué ES EL TRASTORNO ESPECÍFICO DEL LENGUAJE?
Según los profesionales, estas son las características para la inclusión en el diagnóstico de T.E.L.
 
Es una afectación en el desarrollo del lenguaje oral:
Los niños no están adquiriendo bien el lenguaje oral, no aprenden el lenguaje como deberían de hacerlo, TEORICAMENTE no deberían aparecer problemas severos de conducta, no debe aparecer aislamiento marcado social, también debe haber una audición adecuada, o si hay un mínimo de pérdida auditiva, e
sta no puede explicar los problemas de lenguaje, tiene que haber ausencia de problemas neurológicos que explique ese problema de lenguaje y un desarrollo cognitivo normal.
 
El T.E.L. se define por: tener dificultades al adquirir el lenguaje con un desarrollo general normal.
Muchos autores critican esta aproximación porque, con frecuencia la ausencia del lenguaje provoca dificultades en la relación social. En la realidad todos nuestros hijos e hijas en algún momento tienen problemas de interacción social, más o menos marcados, lo que dificulta la diferenciación entre T.E.L. y
T.E.A. (Trastorno de espectro autista), principalmente en edades tempranas.
 
Imaginaros por un momento que os llevan a China y ¡claro, no sabéis chino! ¿Cómo haríais para que os comprendieran? ¿Lo pasaríais mal? Y el chino no me entiende, me estoy empezando a enfadar.
Son extranjeros en su propio lenguaje materno, para ellos el lenguaje es como un rompecabezas.
Para los niños y niñas con T.E.L. aprender a hablar es un gran esfuerzo. Los niños y niñas
con T.E.L. tienen que aprender todo aunque creamos que hay palabras que se da por hecho que se aprenden de forma natural.
 
 
EL LENGUAJE PARECE TAN FACIL, ELLOS NO COMPRENDEN EL SIGNIFICADO DE LAS COSAS, O NO SABEN COMUNICAR O EXPRESAR YA SEA SUS DESEOS, GUSTOS O MIEDOS.
 
 
.Para leer la noticia entera haz Click en el Iconopdf
Pautas Para Padres con Niños de Retraso en el Habla
Pautas Para Padres con Niños de Retraso en el Habla

Como ya adelantemos en el artículo anterior, vamos a dar pautas para trabajar en casa cuando nuestros niños/as presentan retraso de habla siempre respetando su ritmo de desarrollo.Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que los niños/as aprenden el lenguaje escuchando el habla de las personas de su entorno y lo hacen principalmente por imitación. Por este motivo, se les debe hablar mucho, con un lenguaje sencillo y claro de entender.

fgt45Como muchos otros aspectos de la vida, el desarrollo del habla es el resultado de una combinación de factores innatos y adquiridos. La constitución genética determina en parte, la inteligencia y el desarrollo del lenguaje pero también el entorno familiar. Que tu hijo/a pronuncie y articule bien los sonidos depende en gran medida de que vosotros ofrezcáis un modelo correcto de pronunciación además de que también intervienen de forma decisiva el oído, la respiración, el soplo y la capacidad de movimiento de los órganos bucofonatorios ( lengua, labios, paladar,…).
He aquí unos consejos generales que podéis utilizar en  casa:

  • Dedique mucho tiempo a comunicarse con su hijo, incluso durante la etapa de la lactancia: háblele, hágale signos y fomente en él la imitación de sonidos y gestos.
  • Léale a su hijo todos los días empezando cuando tan solo tenga seis meses. Los cuentos con imágenes (animales, oficios,…) son ideales para estimular el desarrollo léxico. Hazle participativo cuando señale alguna viñeta y recréala aumentando el número de palabras en tu intervención.
  • Aproveche las situaciones cotidianas para reforzar el habla y el lenguaje de su hijo/a. El momento del baño o cuando se viste, son situaciones idóneas para nombrar objetos, prendas de vestir, partes del cuerpo,…que las irá adquiriendo de forma natural y progresiva.
  • Háblale despacio y de forma clara.
  • Háblale correctamente y no imites su forma de hablar.
  • No le atosigues porque te parezca que va lento, cada cual tiene su ritmo de habla.
  • Dale tiempo para que responda a tus preguntas.
  • Señala o marca turnos de intervención del niño. Intenta que tu hijo respete los turnos de comunicación.
  • Repítele todo las veces que lo necesite, pero siempre de forma natural.
  • No intentes corregir los errores fonológicos del niño (eso es labor del logopeda) Limítate a que el niño te oiga correctamente y comprenda lo que quieres decir.
  • Adapta la longitud de tus enunciados a la capacidad del niño.
  • No  reírse nunca de los errores fonológicos cometidos por el niño.
  • Incluye  en tus enunciados un mayor número de peticiones de información que de acción, para estimular que el niño hable.
  • Siempre que el niño inicie una conversación intenta que ésta se mantenga el mayor tiempo posible.
  • Si le cuesta utilizar correctamente alguna de las partes de la oración o las construye mal, ofrécele el modelo correcto, pero tomando aquello que ha dicho y repitiéndoselo correctamente. (Ejemplo: “¿e su oche de su papa?”. Si, es el coche de tu papa, es de color rojo, como a mí me gustan ¿a ti como te gustan los coches?”).
  • Valora sus pequeños avances, refuérzalo.
  • Elige una actividad que al niño le resulte motivante y atractiva  para que ésta provoque el lenguaje del niño.
  • Utiliza preguntas abiertas. Anímale a  contestarte con algo más que sí o no. Amplía sus mensajes.
  • Háblale de personas, hechos y lugares que estén presentes en el contexto en el que habitualmente se encuentra el niño. Situaciones de aquí y ahora.
  • Enséñale a Contar cosas de forma ordenada: que ha hecho antes y después, que hará enseguida, luego…
  • Infórmale del lugar dónde se guardan las cosas. Trabajarás lenguaje y hábitos de orden.
  • Pregúntale a menudo a qué juega y escucha sus explicaciones.
  • Enséñale canciones, adivinanzas, refranes,..
  • Ver con él un programa infantil de TV  y preguntarle por él, sobre los personajes, cómo se llaman, que hacían…
  • Buscar diferencias entre láminas de dibujos similares.
  • Jugar al “Veo veo” (nombrándole características del objeto).
  • Juega con el niño a imitar sonidos del entorno, de animales o personas, enséñale de donde proceden y anímale a imitarlos.
  • Fomenta el juego imaginativo de tu hijo, que juegue a peinar muñecas, a conducir, a jugar en la granja,..
  • Juega con tu hijo a hacer movimientos con los labios, como hacer morritos, dar besitos, hacer pedorretas…; con la lengua, lamerse los labios, sacar la lengua fuera de la boca, subirla hasta la nariz…(es importante fortalecer los músculos que intervienen en el habla).
 
Por Soledad Bejarano, Logopeda Centro Zana
Guia para Padres de Hijos con deficit en el Habla
Guia para Padres de Hijos con deficit en el Habla

Antes de empezar a leer sobre las disfluencias, las pautas, el por qué de ellas, etc, nos parece muy importante, vital, iniciar esta introducción invitándote a sentarte a tomar un café, relajados y tranquilos, sabiendo que no estamos solos.

Esta introducción es uno de los capítulos más importantes de esta guía y te diré porqué:

Para poder ayudar a nuestros hijos, debemos sentirnos seguros, confiados y relajados. Es inevitable, sentir culpa, angustia, nerviosismo ante el habla de nuestro hijo, sentir preocupación por su futuro…etc. Pero también sabemos, que esto no lo ayuda a él ni al resto de la familia. Los niños lo absorben todo, son como esponjitas, lo que realmente sentimos, es lo que perciben, es imposible engañarlos.

Para nuestros hijos pequeños, todo está relacionado con EL AMOR. Nuestras miradas, gestos, palabras, actitudes, todo lo asocian
inmediatamente al…. No me ama…. Y esto no debería jamás dejar lugar a dudas. El amor por nuestro hijo, es incondicional… hable como hable. Por esto el juego, el contacto físico, el abrazo, la mirada… el te quiero, hacen que nuestros hijos sepan de nuestro sentir.

Aunque no nos alegra, es importante que sepamos, que hasta el momento no se inventó “la píldora mágica”, para corregir el habla
disfluente de nuestros hijos. Sin embargo, sí hay muchas cosas por hacer, pero para ello necesitamos por encima todo, que los papás se involucren en esta etapa tan importante, tan decisiva.

Es importante aclararque no hablamos de “niños tartamudos”. El 5% de los niños tienen disfluencias entre los 2 y 5 años, y al existir la posibilidad de remisión del 80%, no podemos ni debemos catalogarlos o colgarles un cartel, con la carga psicológica que esto implica. Es por ello que hablamos de niños que hacen disfluencias, que repiten, que se bloquean.

Leer la Noticia entera, Click en el Icono pdf